En el día de la mujer mundial

No puedo hacer otra cosa.

Pospongo la narración de viajes, las cuentas, mi lectura sobre Ayurveda y la selección de las fotos que se acumulan en la memoria de mi pequeño archivo portátil.

Ajena a los acontecimientos diarios, y más desde que me incorporé al ritmo colonial y tropical de la embriagadora Goa, acabo de reparar en el calendario por obra y gracias de los comentarios que en su mayoría mujeres, han publicado por el día de hoy en el día de hoy… y tengo algo que decir sobre el día de hoy, en el día de hoy. No lo difiero.

Primero felicito, claro, pero no por hoy, no por el reconocimiento oficial, no para cubrir la papeleta y mañana mirar hacia otro lado. Felicito a la mujer como concepto, como infinidad de arquetipos necesarios, a cada mujer por ella misma y por su lugar, por defenderlo o por no hacerlo, al lado femenino del varón y al del mundo. Y extiendo la felicitación a todos y cada uno de los días y de las horas del día y de la noche.

Dijo Gandhi que si la ley de nuestra existencia es la no violencia el futuro está en las mujeres… y me permito añadir, y el pasado… que ha sobrevivido al instinto destructor del género humano.

Y ahora me pregunto ¿De qué sirve la felicitación? ¿Acaso alguna mujer tendrá mayor respaldo o respeto? ¿Las sociedades en que nos consideran menos que el hombre o casi una propiedad se vuelven más tolerantes? ¿Y las que nos igualan, van a perder los infinitos grados de hipocresía en que se han convertido nuestras nuevas barreras?

Y no pretendo ser cínica, ni renunciar a la reivindicación de lo que es nuestro de pleno derecho: Todo; El mundo, el universo, la vida.

La mujer está en posesión del secreto de la vida, incluso si cree que no, incluso si no lo sabe. Es así y siempre lo ha sido. Da igual a qué se dedique, la mujer vive cada día atendiendo a lo que sucede a su alrededor, nutriendo a sus seres queridos, solucionando, defendiendo. La mujer no ambiciona poder porque en realidad lo tiene y nadie se lo puede arrebatar… el verdadero problema, en mi opinión, es que por querer imitar el modelo masculino, se nos va a acabar olvidando.

De éste, nuestro poder atávico, la dignidad fémina, reivindico la memoria, el grito perenne, la presencia. En mantenerlo vivo radica el futuro.

Porque sigue presente felicito.

Para que no se olvide ni se oculte bajo fingidos pretextos, valgan estas palabras de protesta.

No puedo hacer otra cosa.

Ni quiero.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Raquel Rey (@raquellrey)
    Mar 08, 2013 @ 13:45:52

    Me encanta esta publicación en concreto!!! Totalmente de acuerdo!!! Un bikiño!!!

    Responder

  2. David
    Mar 08, 2013 @ 12:30:38

    Pues no seré yo el que te lleve la contraria, quizá por mi lado femenino (q por algún lado andará…) dicho esto, felicidades a todas!!!

    Sigue informando. Besísimos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: