Eminönü

Es uno de los puertos de Estambul, el más cercano al centro histórico, y muy transitado, así como las calles que lo rodean, donde se ubica el mercado de Especias.

A Eminönü se llega fácilmente en tranvía desde Sultanahmet si es que llevas equipaje o no quieres andar, porque no lleva más de 15 minutos a pie, y salvo por el frío de este enero, es un paseo apetecible y cuesta abajo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Eminönü desde el Ferry

Puestos de comida, pescadores con caña, turistas y transeúntes se mezclan y cruzan. Es curioso como todos los puertos tienen similitudes hasta que desciendes a los detalles, y vete a saber si por la barandilla o por las amplias aceras, recordé San Francisco. Solo hay que darse la vuelta mirando hacia la carretera: La silueta de minaretes y cúpulas bizantinas no deja lugar a dudas.

El lugar es agradable e invita a sentarse y observar, tanto hacia el mar como hacia quienes por innumerables motivos se encuentran en el área.

Ricos panes con sésamo, zumos de granada y naranja, el fish sándwich, que no sé por qué no conseguí, son algunas de las viandas que se pueden encontrar, y con el envidiable sistema de transporte público de que disfruta esta capital, es normal que gran parte de la población urbana use el ferry para desplazarse a Kadiköy, en la parte asiática de la urbe. Pocos turistas estábamos en el puerto y menos aún en el barco.

Si bien hice la travesía para acceder al aeropuerto de Sabina Gokcen, es un trayecto más que recomendable por el mero placer de hacerlo. En media hora escasa y por el módico precio de 3 liras turcas, como el capitán pirata de la famosa canción hasta el turista más económico puede tener la sensación de poseer el Mediterráneo con Asia a un lado y al otro Europa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los pájaros

Con la escolta permanente de hordas de pequeñas gaviotas e ignorado en la distancia por un batallón de cormoranes en alineada formación, el ferry alcanza su destino aparentemente ajeno a la perturbadora sensación que me acompañó durante toda la travesía de que las aves han tomado posesión de este pedazo de mar, sin duda estratégico.

Volveré, a respirar el mar y desde luego a comer un bocadillo de pescado, experiencia sobre la que hay acuerdo unánime de que no se debe esquivar. Esperemos que no haya que volver para rescatar a la humanidad de las alas de los pájaros…

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. David
    May 07, 2013 @ 16:44:59

    El mar, las gaviotas, los cormoranes… Se acerca el veranito y con tus relatos vamos saboreándolo anticipadamente. Bocadillo de pescado!! Esta rico? Qe pescado? Me está entrando hambre!! Besiños

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: