Festivales de Marzo

Caer en Kerala durante el mes de marzo (marzo-abril en realidad según su calendario) sin previo aviso es una vivencia desconcertante para el visitante occidental, como para mi lo fue aquí en Thiruvananthapuram. Si ya de diario nos resulta exótica la expresión de la religiosidad en la India, durante este mes, cada día puedes toparte con una estampa más sorprendente que la anterior.

Templo ataviado para el Aanayoottu

Templo ataviado para el Aanayoottu

Y como dan todo por supuesto, si preguntas lo que está pasando te dirán “festival, festival” y la primera vez, cuela, puede que incluso a la tercera… después te das cuenta de que es imposible que tengas tanta puntería de dar con todos los festivales, y sospechas que no trabajan porque están todo el día de juerga (y toda la noche) para finalmente descubrir que durante este mes hay toda una escalada de celebraciones religiosas por barrios, por templos, con procesiones, con bendiciones de puerta en puerta con elefantes, comida, flores pórticos hechos de troncos de banana con los racimos aún verdes que maduran día a día ante tus ojos, música, tambores, ornamentos, gente rezando, lámparas votivas, pujas, fuego sagrado, sándalo, jazmín, representaciones, procesiones, elefantes… y seguro que me estoy olvidando de cosas…

Y la progresión continúa para culminar en los días de luna llena.

Así, un día reparas en unos dibujos geométricos hechos con tiza en el suelo ante la entrada de cada casa. Por la noche, cuando buscas la tormenta, te das cuenta de que esta vez no son truenos y el cielo está estrellado, pero no libran los petardos y fuegos artificiales ni una sola noche, ciudad por ciudad, barrio por barrio, templo por templo.

Uno de los Pandavas ante Padmanabhawasmy

Uno de los Pandavas ante Padmanabhawasmy

Otro día, señores con lámparas de fuego tocando tambores raros siguen algo que parece un cisne de papel grande como una carroza.

Al siguiente, un templo está profusamente adornado y todo huele a flores por los pétalos que han arrojado hace sólo unos minutos.

Los elefantes circulan con relativa normalidad de camino a algún templo o ya ataviados, desfilando en procesión.

Cuando ya te han avisado de que dentro de un par de días es la luna llena y te puedes preparar porque ese festival es gordo, pasas por delante del Templo de Padmanabhaswamy y hay cuatro muñecos gigantescos con la mirada fija vestidos de rojo.

Preguntas. Responden: “Festival, festival”. Pero… ¿no era en un par de días?… “Otro, otro, mm, mm” y le dan a la cabeza con el consabido meneíto. Todo claro.

Aanayoottu

Aanayoottu

La víspera de la luna llena hay una calle cortada cerca del templo donde según me cuentan van a representar una escena de caza relacionada con alguna leyenda de la épica hindú. Debe ser digna de ver pero me pilla cansada para esperar y aún más para volver.

La progresión de celebraciones alcanza su cenit, llega la luna llena y cabalgatas y funciones se suceden en todas partes y a todas horas.

Llega el gran día y me van a llevar a la procesión que es por la tarde, pero casi a empujones me sacan de casa a eso de las once de la mañana:

“Elefantes, elefantes”… las trabajadoras de la clínica donde vivo estos días han descubierto que me gusta ver a los paquidermos y me llevan al Templo a ver cómo les dan de comer y los bendicen antes de que por la tarde salgan en procesión con el Rey de Kerala… pero todo esto lo descubro al llegar al Templo… yo solo las seguí.

Soldadesca Tradicional

Soldadesca Tradicional

Hay fotos, y muchas, del evento, el Aanayoottu, que es un lujo poder vivir a pesar del apelotonamiento. Absolútamente exótico e incomprensible a nuestros ojos, describirlo resulta más que difícil. Parece cualquier cosa menos espiritual, pero allí la gente reza mientras los elefantes comen.

Por la tarde, cerca del templo comienza la procesión con bandas de música soldados con lanzas, imágenes de dioses y los elefantes en sus mejores galas, y continuará durante unos cuantos kilómetros para rematar en una playa al norte.

Desafortunadamente, uno de los elefantes se enfadó por el camino y aplastó rickshaws y coches, y no me extraña, encadenados y con la gente achuchando todo el día… Tranquilos, yo me enteré por el periódico a la mañana siguiente.

Por la noche, convencida de que ya había asistido a la “Traca Final” de las fiestas, paso junto a las carrozas más divertidas que he visto en mi vida. Un señor gira sobre si mismo. No sé si se marea pero no se cae.

Cosa Brillante Propulsada por Señor Giratorio

Cosa Brillante Propulsada por Señor Giratorio

Sobre su cabeza, papeles plateados y de colores en una estructura ruedan con él y desprenden reflejos. Niños y jóvenes bailan alrededor. De una carroza sale un rugido… ¡No! Es una risa: “Mmmmuaaahahahaha” y un gigante alza los brazos  en el aire atrapando a los arqueros azules que le disparan.

Los ojos no me caben en la cara, la carroza es digna de un Parque de Atracciones en los años setenta y me oigo musitar encandilada… “Tenemos que llevar esta fiesta a España”

Los festivales de marzo, ahora sí,  se han acabado, y han superado todas mis expectativas. Sólo puedo recomendar a quien tenga oportunidad, que no se los pierda.

Mientras llega el año que viene, aquí teneis unas imágenes de los festivales de este año:

Pandavas: Painkuni Festival. Padmanabhaswamy Temple
Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. David
    May 20, 2013 @ 12:00:21

    Una cosa está clara. En la India se adorna de lo lindo hasta los colmillos de los elefantes. Como siempre me encanta el colorido tan variado que lo envuelve todo. Hay que importar al señor giratorio para la fiestas de Bouzas. Iba a causar sensación!!! Sigue siendo todo un placer leerte y continuo… Besísimos…

    Responder

    • mariate1970
      May 20, 2013 @ 12:38:24

      No sabes lo que me he reído con la idea del señor giratorio en las fiestas de Bouzas, casi me da algo. El colorido está bien, pero también cuentan otros sentidos, y el del olfato y el oído a veces aman la India y otras… en fin Más besos.

      Responder

  2. Mariana
    May 19, 2013 @ 12:34:35

    Chica, describes muy bien esta sensación de pasa algo, pasan muchas cosas y tendré que renunciar a entenderlas todas o siquiera fotografiarlas todas… Intensidad, esa es la realidad india! Besos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: