Kerala: Qué Comer y Qué Beber. Punto y Seguido

No sé por donde empezar… las diferencias a la hora de comer son tantas y tan variadas como lo es el repertorio de platos, golosinas, tentempiés o locales en los que hacerse con algo que llevarse a la boca y que convierten al sur de la India y en particular a Kerala y Trivandrum en destinos perfectos para deleitarse en sus tradiciones gastronómicas.

Por supuesto existen los restaurantes al estilo y gusto occidental con una amplia oferta de variedades de cocina india, fusión, china, o internacional, que significa occidental… con cierta presencia de las multinacionales de la “fast food” que anuncian orgullosas en sus carteles de bienvenida: “Nuestra comida contiene glutamato monosódico”, ahí queda eso.

Esta oferta aumenta y se diversifica al acercarse a la costa turística añadiendo marisco y pescado fresco como uno de sus reclamos, pero ya que no los he visitado apenas, no me detendré en este segmento.

Típico comida del mediodía

Típico comida del mediodía

Además, me parece mucho más interesante explorar y dar a conocer la comida tradicional de la India meridional a la que soy cada vez más devota aunque después de cuatro meses sigo sin saber lo que como la mitad de las veces… ni falta que me hace porque todo está buenísimo.

La gastronomía India es tan extensa y diversa que es absurdo intentar abarcarla incluso si me ciño a la sureña, así que me referiré sólo a lo que come la gente de la calle, como yo.

Como las distancias aquí son grandes, y más si las medimos en tiempo, son mayoría quienes comen fuera, bien llevándose la comida en unas fiambreras metálicas apilables la mar de graciosas, en los locales o incluso con el sistema de “take away” más cañí que os podais imaginar, embolsando el “sambar” (una especie de estofado o salsa vegetal que va con todo) en bolsa de plástico con nudo y envuelta en periódico para conservar el calor . En otro envuelto, el arroz o algunos panes.

Y como los “hotels” y los “tea stall” merecen sus propias entradas, vamos con otras curiosidades.

En cualquier calle hay tiendas en que se vende todo tipo de fritanga embolsada. Las hay básicamente de dos tipos: Picante y muy especiada, o dulce, muy, muy dulce.

Puesto de Frituras Fritangueras

Puesto de Frituras Fritangueras

No se cuentan entre mis favoritas ya que, cuando no están fritas en aceite de coco que impregna lo que toca de un aroma y sabor característico que me desagrada, directamente empachan. Muchas, además, añaden a su sabor en exceso grasiento el deje revenido del uso infinito, y es que hay sitios en que no cambiar jamás el aceite se convierte en marca de la casa.

Pero hay otros dulces que se dan un aire a nuestro turrón y que no están nada mal. Los más comunes son de cacahuete, “ground nut” como le llaman aquí, en una variedad muy pequeñita y sabrosa, o de sésamo, y de “jaggery” o panela, el primer derivado del azucar de caña sin refinar… Si se consiguen en versión casera es de lo más sano, siempre tomado con moderación, claro. Crujientes y dulces, pero no en exceso, son un tentempié agradable y energético.

Y todos estos productos se pueden conseguir no solo en las tiendas de fritanga, sino en las innumerables “stationery”, a las que sólo les falta servir tazas de vino Barrantes y vender chorizo de casa para ser tal cual las tiendecitas de aldea. En ellas, muchas veces, hay colgados delante tres o cuatro racimos de plátanos de distintas variedades.

Asando Maní

Asando Maní

Hay además puestos callejeros, fijos o móviles en donde comprar desde palomitas o cacahuetes recién tostados a una especie de pancakes de harina y huevo, fruta variada o té.

Se me quedarán atrás un montón de peculiaridades, pero hay dos que tengo que mencionar.

Una es el pan de molde, porque es tan fácil de encontrar… y un recurso tan socorrido para los occidentales que echamos tanto de menos el pan nuestro de cada día… ¡Ja! Hasta que le das el primer bocado y compruebas que es dulce, y mucho… y comienza la búsqueda… cuántas composiciones habré leído estos meses… y sólo en dos sitios lo he encontrado sin azúcar… (Los supermercados Nilgiri’s y The Bread Factory, una especie de delicatessen que pertenece a la caadena de restaurantes Azad. De ambos hay más de una tienda y una está en MG Road)

Alcohol: Única Fila India

Alcohol: Única Fila India

La otra es sobre la alineación.

Y es que en India, y eso que en Kerala no son campeones en esta disciplina, las colas se hacen para saltárselas, a codazos si hace falta.

Menos una… la de las escasas tiendas de licor. En Trivandrum no se sirven bebidas alcohólicas más que en contadísimos locales con licencia para ello, y ninguno barato, pero al caer la noche, puedes ver claramente dónde están las tiendas, no por su señalización, sino por las filas ordenadísimas de pacientes bebedores que no se empujan ni presionan… sorprendente. Ni en el templo son tan educados… debe ser que la ansiedad los paraliza.

 Y no tomando una copa me quedo, sino cocinando entradas, que con esta espero que os haya abierto el apetito lo bastante como para ir de comida. Si os ha entrado también sed, luego nos tomamos un té. Es lo que hay.

Aquí os dejo el enlace a las fotos…

Pescado / Fish

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. David
    Jun 10, 2013 @ 19:29:10

    Qué buenas las fotos y qué hambre!! Curiosos los plátanos multicolores… Buenísismo, el alcohol los pone civilizados y los ordena, igualito que aquí!!! Muchos besos y gracias por seguir informándonos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: