Meenakshi. El Templo Indescriptible

Y otra vez las palabras se me van a quedar cortas. Hay lugares en que no hay foto, retrato o descripción que les haga justicia, tal es su belleza natural. Hay otros en que la impronta de la creación humana deja una huella sensible: A veces es majestad, otras las cicatrices de los avatares de su historia, otras las plegarias con que los fieles veneraron o aún veneran deidades y poderes espirituales. Meenakshi es, sin duda, uno de éstos.

Torre Oeste

Torre Oeste

La aproximación al templo es de entrada desconcertante. Las calles que lo bordean por sus cuatro costados son peatonales, e incluso las que llegan a ellas, al carecer de salida, no tienen un tráfico ruidoso y atroz como el resto de la ciudad, de modo que a medida que se acerca, una de sus cuatro torres crece con cada paso en tamaño y detalle ante tus cada vez más asombrados ojos.

Cada punto cardinal tiene su torre y bajo ella, su entrada y todas son diferentes. Inabarcables, más que barrocas, repletas de dioses y demonios, de ojos que te observan y brazos que se alargan hacia ti, de rosas, amarillos, verdes y rojos, las torres se yerguen con orgullo tocando el cielo, fundiendo azules.

Insólitos Detalles Repletos de Brazos

Insólitos Detalles Repletos de Brazos

No importa si entras directamente o si rodeas sus costados, ni siquiera si te invitan a subir a la terraza de alguna de las tiendas de artesanía circundantes (No hace falta comprar, sólo mirar, es gratis, es gratis. Y gratis es, pero son pesados) y vislumbras las dimensiones del complejo. Aún no has visto nada.

 Enfrente de su puerta Este te topas con lo que parece otro templo: El Pudhu Mandapam no es sino un mercado textil y de sastres rodeado de nuevo de columnas repletas de dioses y bellas estatuas, que por lo que he podido comprobar la mayoría de los turistas y las guías pasan por alto… una lástima… y que en su día tuvo otras funciones y categoría. Arte, historia y vida diaria se confunden en sus galerías. Por lo pronto recorrerlo es fantástico y una experiencia poco común

Parte del Interior del Pudu Mandapam

Parte del Interior del Pudu Mandapam

Si lo atraviesas y sigues andando, llegas en pocos metros a las calles comerciales donde puedes encontrar frutos secos, especias, esencias de olor, fuegos artificiales y un millón de cosas más y que bien merece un paseo en el que seguro encontrarás algún detalle nuevo y sorprendente.

Las puertas dan a un amplio corredor descubierto y un gran patio, profusamente adornado si se acerca alguna festividad. Tiendas con recuerdos, ofrendas, pintura, velas, quemadores, aceite, lámparas votivas, comida y dulces, así como la solidez y frialdad de las enormes losas de piedra, le dan un aspecto medieval, o incluso muy anterior…Y nuevas puertas encarando a las exteriores muestran los accesos al santuario.

Rodeando este pasillo exterior, y entre los olores a sándalo y flores, de pronto se alza uno inesperado, y allí están, claro… vacas, sagradas sí, y de cornamenta verde y roja. Las puedes alimentar comprando espinacas sagradas, lo que te proporcionará toda una lista de beneficios bien documentados como salud, larga vida y un buen matrimonio. El olor, claro, era sagrado excremento…

En teoría pagas por entrar… yo quise, pero me preguntaron si era india, y me pareció tan insólita la pregunta que respondí… ¿sí? Y pasé. Lo cierto es que no prestan mucha atención salvo en el Salón de las Mil Columnas y el Museo, son sólo 50 rupias y las estatuas son dignas de ver.

Torre

Torre

El tráfico humano es constante: Brahmines, fieles caminando en círculos recitando plegarias alrededor de las figuras de los nueve planetas o yaciendo boca abajo con los brazos en cruz frente a un santuario, aplicando cúrcuma a la cabeza de Hanuman o prendiendo la mecha de una lamparita de aceite. Grupos grandes y pequeños, familiares o no, con vestimenta tradicional o moderna pellizcándose las orejas frente a la gran estatua de Ganesha o sentados por el suelo junto al estanque de gradas rojiblancas contemplando las pinturas de los techos o las columnas labradas, un séquito nupcial con banda de música, otros músicos sentados ante Narayana tocando y cantando kirtans devocionales ante un micrófono sofocando con sus letanías los cantos en movimiento de otras pequeñas compañías.

Los techos son más altos en algunas zonas permitiendo a las palomas apoderarse de pasillos enteros. En los rincones más oscuros los sonidos cambian y rebotan los agudos chillidos de los murciélagos que sobrevuelan las cabezas de quienes oran o meditan sentados en postura de loto.

Detalle

Detalle

Altares en las paredes, las columnas, en medio de ellas, deidades pintadas, labradas, exentas, de bronce o piedra, de colores o lisas, grandes y pequeñas, fieras o amables, informes o de figura humana o animal, adornados con guirnaldas de flores, rodeados de frutas y billetes… hasta al ateo más recalcitrante le invade la sensación de que quizás no había buscado a dios en el sitio adecuado y puede que aquí lo encuentre. Y en cualquier caso no es sólo su apasionante exotismo lo que te embriaga, sino una espiritualidad tangible, fe incondicional depositada entre esas paredes por siglos que evoca algún otro templo de distintas confesiones.

Los visitantes miramos desconcertados en todas direcciones con tanto que ver, que oír, que oler y que tocar. El templo es misterioso y la algarabía no le resta ni un ápice a su particular ambiente y la mezcla de olores contribuye: Huele a jazmín y gardenia, a aceite y a sándalo a comida y a especias. La distribución es laberíntica y te desorienta haciéndote pasar varias veces por el mismo sitio, que cada vez parece distinto porque reparas en nuevos detalles. Quedan zonas sin explorar, claro, a las que solo están autorizados a entrar los hindúes, y ni una foto del interior. Está prohibido. Te registran antes de entrar y no puedes llevar ni el móvil, aunque los locales sí que lo llevan y disparan sin ton ni son…

Al Anochecer

Al Anochecer

Cuando crees que has superado el umbral de la estupefacción, ves pasar un elefante lujosamente ataviado delante de tus narices. Sí, dentro del templo.

Me resisto a salir y me prometo volver, y lo hago a la mañana siguiente para fijar en mi memoria todo lo que no podré conservar en la de mi cámara. Las torres esta vez se hacen pequeñas y su contenido borroso, me giro a cada poco, no quiero darle la espalda. Impresionada para siempre, no hay palabras suficientes para relatar las sensaciones que te traspasan al visitarlo… Venid y haced la prueba.

Unas cuantas fotos para tratar de mostrar el exterior de Meenakshi, aunque me temo que la cámara no hace justicia en esta ocasión a la realidad:

http://www.flickr.com/photos/afuerasyalrededores/sets/72157633509027744/

Y éste artículo para quien quiera saber algo más del origen e historia del Pudhu Mandapam, hoy mercado de sastres:

http://articles.timesofindia.indiatimes.com/2012-11-01/travel/33678163_1_shops-chithirai-maduraiites

Las fotos de este lugar sorprendente se encuentran entre las de las calles de Madurai en el siguiente enlace:

http://www.flickr.com/photos/afuerasyalrededores/sets/72157633492890965/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: