LA MANZANA ORIGINAL / THE ORIGINAL APPLE

LA MANZANA ORIGINAL

Érase una vez según cuentan antiguas leyendas, un hermoso jardín, puro, verde y brillante ya que la Madre Tierra, el Sol y los espíritus del agua, juntos en armonía se ocupaban de cuidarlo.

Según algunos, había allí un árbol sabio cuyos frutos contenían todo el saber que fue, es y será. Y tiene sentido, puesto que hasta la más humilde de sus manzanas  florecía enraizada en la tierra, nutrida por el agua y repleta de la energía del sol.

Dicen algunos que había una mujer que nació de un hombre y que eran compañeros. Que ambos comieron de la manzana, pero en lugar de volverse sabios, se avergonzaron y fueron expulsados del jardín. La mujer fue culpada y castigada por este “pecado original”

Y así seguimos.

Miles de años atrás, el nacimiento del sistema patriarcal alteró dramáticamente el equilibrio entro lo femenino y lo masculino, Yin y Yang. La reescritura de los mitos fue uno de los primeros pasos en esta dirección:

Lilith, anterior esposa de Adán fue hecha desaparecer de las historias “oficiales” y reinventada en demonio por no ser sumisa. Las mujeres pasaron a ser propiedad y el abuso una normalizada expresión de poder.

La razón en oposición a la intuición en lugar de servirse como mutuas guías y una separación forzada entre cuerpo y mente que ha esclavizado a las mujeres, explotado a la Madre Tierra y en definitiva perjudicado a toda la humanidad y a nuestro planeta.

¿Suena dramático? Bueno, porque lo es. Pero basta ya de lecciones de historia y vamos a lo que vamos.

¿Qué clase de herida soporta la humanidad y encarnan las mujeres tras la frustrante repetición de infames conductas aceptadas y perpetuadas por la razón pero imposibles de asumir por nuestra intuición, espíritu y nuestro ser emocional?

Estas preguntas me impactaron con tanta claridad como sus respuestas. El poder femenino debe ser restaurado no para “ganar” o para derrotar a un enemigo sino para sanar a la humanidad y a la tierra equilibrando energías opuestas: Yin y Yang.

¿Y cómo hacer algo así? ¿Cómo cambiar la energía del planeta? ¿Es tan siquiera posible o tan sólo un sueño? La respuesta es sencilla: La herida femenina necesita sanar. Es una herida auto infligida y hemos perdido la pista de su origen, aunque sabemos que está ahí.

La sanación individual es la clave:

  • Debemos reconectar nuestros desatendidos cuerpos, emociones y anhelos con una mente egocéntrica y aprensiva, perdida desde hace tiempo en sus propias divagaciones.

  • Aceptar con compasión dónde estamos y quiénes somos, afrontándolo, aceptando el duelo si es necesario para liberarnos y seguir adelante.

  • Trabajar con intuición y fe en nuestra sabiduría interior, permitiendo que el cuerpo nos guíe en ese proceso.

Y tan pronto como suficientes individuos hayan sanado, como células en un cuerpo dañado, la curación integral sucederá espontáneamente y sin esfuerzo. Ninguna acción por la fuerza (Yang) nos conducirá a ello. Hemos tenido suficientes y no están funcionando. Es necesario un amor atento y constante, capaz de esperar paciente a que las cosas sucedan a su debido tiempo (Yin), empezando por nosotros mismos.

Esta posibilidad de cuento de hadas ha prendido en mí trayéndome esperanza y fe. Nunca antes había sentido algo así y me pilló por sorpresa. He explorado personalmente ese proceso de sanación desde el cuerpo con excelentes y reconfortantes resultados. Empecé a buscar a otros haciéndose las mismas preguntas y he encontrado unos cuantos, así que hay más.

 No me interesa el pecado original, la culpa o el remordimiento, sino la manzana. Esa manzana original que condensa la sabiduría absoluta, completa y equilibrada. Está ahí, dentro de nosotros y a nuestro alrededor, esperando a ser mordida de nuevo para sanarnos a todos.

Incluso como sueño, es poderoso.

(Mención especial a la Dra. Sharon Mijares cuyas elocuentes palabras me han servido de apoyo e inspiración. Su página está en inglés y está llena de cosas interesantes. Y a Neil Gaiman, forjador de sueños, cuya historia “el sueño de un millar de gatos” ha sido clave en el nacimiento de estas soñadoras creencias)

Links en la versión en inglés bajo estas líneas

X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X-X

THE ORIGINAL APPLE

Once upon a time and according to most ancient traditions, there was a beautiful garden, pure, green and bright with Mother Earth, the Sun and Water deities, together in harmony supporting its growth.

According to some, there was a wise tree whose fruits held all the knowledge that was, is and will be. And it well might be since the humblest apple thrived rooted in Earth, nourished by Water and energized by the Sun.

Some say there was a woman that was born from a man and they were together. That both ate from the apple but instead of becoming wiser they became ashamed and were cast out from the garden. The woman was blamed and punished for this “original sin”

And we still are.

Thousands of years ago, the onset of patriarchy dramatically changed the balance between feminine and masculine, Yin and Yang. Rewriting myths was one of the first steps in this direction:

Lilith, the former Adam’s partner was erased from the “official” stories and turned into a demon for not being submissive. Women became property and abuse a normalized expression of power.

Reason opposing intuition instead of guiding each other and a forced separation between body and mind that has slaved women, exploited Mother Earth and ultimately damaged the whole humanity and the planet.

Does it sound dramatic? Well, it is. But, enough of history lessons. Let’s cut to the chase.

What kind of wound does humanity carry and women embody after the frustrating repetition of injuring behaviors accepted and perpetuated by reason but impossible to assume by intuition, spirit and our emotional bodies?

These questions impacted me as clearly as their answers. The feminine power needs to be restored not to “win” or to defeat an enemy, but to heal humanity and the Earth by balancing the opposite energies of Yin and Yang.

And how to do such a thing? How to shift the energy of the planet? Is that even possible or just a dream? The answer is simple: The feminine wound needs to be healed. It’s been self-inflicted and we’ve lost track of its origin although we know it is there.

Individual healing is the clue:

  • We need to reconnect our neglected bodies, emotions and craves with a selfish mind, full of fears, and longtime lost in its own wandering.

  • To accept with compassion where we are and who we are, facing it, grieving if necessary to be able to release and move forward.

  • To work with intuition and faith in our inner wisdom, allowing the body to guide us in that journey.

And as soon as enough individuals have healed, like cells in a damaged body, the whole cure will happen spontaneously and effortlessly. No strong action (Yang) will get us there, we’ve had plenty and it’s not working. We need a caring and constant love that patiently waits for things to manifest on due time (Yin), starting with ourselves.

This fairy tale possibility has engrained inside of me giving me hope and faith. I’ve never felt that before and it came as a surprise. I have personally explored this healing journey through the body with excellent and reassuring results. I started searching for others inquiring in the same direction and I found some, therefore there are more.

I am not interested in the original sin, guilt or blame, but in the apple. The original apple that condenses the holistic wisdom, complete and balanced. It is there, inside and around, ready to be bitten again and heal us all.

Even if it’s is a dream. It is a powerful one.

(Special mention and endless gratitude to Dr. Sharon Mijares whose eloquent discourse feels overwhelmingly supportive and inspiring. Read “Tales of the Goddess” and more in her website http://www.psychospiritual.org/ if you want to know more, and to Neil Gaiman http://www.neilgaiman.com/, dream maker, whose story “A Dream of a Thousand Cats” was key in the rising of this dreamy beliefs. Thank You!) 

Despertad y Alzaos / Rise and Shine

DESPERTAD Y ALZAOS

No me gusta nada este día y aun así, aquí estoy otra vez escribiendo para celebrar, para protestar y admitir con desagrado que es más probable que leas esto porque hoy es el día de la mujer que porque es necesario.

Y no me entendáis mal, que las mujeres nos merecemos no uno, sino todos los días del calendario. Aunque se nos ha echado la culpa de ser la causa de todos los males durante tanto tiempo que no me sorprendería que a estas alturas esa creencia formara ya parte integral del ADN humano.

¿Cuál es el problema exactamente? Yo aún no lo he terminado de entender. Como mucho, será el malcriar hijos caprichosos e hijas obedientes.

Y no os encendáis, que no digo mentira.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas mujeres son la mayoría oprimida de este mundo; diversas apariencias de una diferencia que me permite expresarme aquí y ahora pero no me otorga otros privilegios.

Dependerá del país, cultura, religión e incluso el grupo social en particular (amigos, trabajo, familia…) no somos tratadas ni consideradas en términos de igualdad y la lista de ejemplos sería tan larga que no voy ni a empezar con ella.

Nos siguen moldeando para guardar la compostura y ser comprensivas y serviciales, para sentirnos avergonzadas de nuestras apetencias y deseos  de nuestros cuerpos y sexualidad. Te van a criticar igualmente si quieres tener hijos y renuncias por ello a una carrera profesional o si te centras en tu trabajo y descartas la maternidad.

No hacemos política que implique cortar, matar o avasallar. Y ya sé que hay gente buena y mala en todas partes, hombre y mujeres. Pero ¿Cuántas mujeres tienen el poder fáctico de materializar un cambio real? ¿Cuántas de ellas no están adoptando un rol masculino en un mundo de hombres?

Si todas las buenas mujeres de este mundo dejaran de hacer las tareas que honestamente y con discreción realizan a diario, el mundo se desmoronaría. Si dejaran de alimentar y nutrir, criar, dar apoyo, cariño, protección… estaríamos abocados al caos.

Y si todas las mujeres furiosas, frustradas, insatisfechas y víctimas de abuso se permitieran entender que pueden cambiar el mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Si estuviéramos listas para que ese cambio tuviera lugar, no habría más un día de la mujer como no hay un día del varón.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mujeres, dejad de mirar hacia otro lado.

Volved la vista hacia dentro hasta lo más profundo de vuestras entrañas, con vuestros úteros y conectad con ellos y con la sangre que da vida, con la esencia femenina, con la vibración de la tierra y con las mareas del mar y las fases de la luna.

Entended lo poderosas que somos y cómo nuestro poder no reside en la acción sino precisamente en lo contrario.

Creed que un cambio es posible y que está en nuestras manos realizarlo o no. Empezad con cada una de vuestras vidas: No permitáis a las reglas del hombre que la definan, haced lo que os parezca correcto, confiad en vuestros instintos.

Revelad vuestra auténtica naturaleza, desafiad conceptos obsoletos y revisad antiguas tradiciones, regresad al origen y vivid vuestras vidas sin restricciones.

Yo no las necesito, ya no las quiero más. Yo adoro y sirvo al universo y a lo que de divino en todos nosotros, humanos, pero no rindo pleitesía ante varón alguno. Amo a todo el mundo y vivo mi vida.

Uníos a mí en una revolución silenciosa. Suavemente, con amor, sin gritos ni reivindicaciones… todas y cada una de nosotras, hermanas, cambiando individualmente la energía del mundo…

Empezad hoy y probad la valía de la celebración. Algunas ya estamos en ello. Haced correr la voz. ¡Despertad y alzaos!

RISE AND SHINE

I really dislike this day; yet once again I write to celebrate, to protest and to acknowledge with disgust, that you might be reading this not because it is still necessary but because today is women’s day.

Don’t get me wrong.  Women deserve to be celebrated, not one, but every single day. Although we’ve been blamed of every possible calamity for so long, that I wouldn’t be surprised if that feature is embedded in human DNA.

So what is exactly our fault? I still don’t get it. If there’s any, it would be that we raise spoiled sons and obedient daughters.

Some of you may be outraged. Don’t rage at me. I am not lying.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Women are the oppressed majority in the world; diverse appearance of a difference that allows me to speak out here and now but wouldn’t grant me other rights.

Depending on where your country, culture, religion and even the specific social group (friends, work, family…) we are not treated or considered as equal.  I could provide a plethora of examples, but it would be so vast that I don’t have room here to even begin!

We’re being raised to behave, to be supportive, to be ashamed of our craving and desires, of our bodies and sexuality. You will be equally criticized if you want to have kids and drop a professional career or if you focus in your job and dismiss motherhood.

We’re not making politics involving cutting, killing, bullying. And I know there’re good and bad people everywhere, men and women, but how many women are empowered to make a real change in the world? How many of those are just behaving like men in a men’s world?

If all the good women in the world stopped, this very day, to do what they quietly and honestly do, the world would collapse. If they stopped feeding, nurturing, raising, supporting, caring, protecting…chaos would ensue.

If all the angry, frustrated, dissatisfied, abused women in the world allowed themselves to understand they can change the world in the blink of an eye. If this was to change, there wouldn’t be a women’s day – as there is not a men’s day.

Women, stop looking outside.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gaze within, connect with the womb, with the blood that brings life, with the feminine essence, with the vibration of the earth and with the tides of the sea and the phases of the moon.

Understand how powerful you are and how our power resides, not in action, but in the opposite.

Believe that a change can be made and it’s on us to make it. Start with your own life: Don’t let men’s rules define it, do what you feel right, trust your insight.

Unravel, defy obsolete conceptions and revisit ancient tales, go back to basics and start to live your life without restrictions.

I don’t need them. I don’t want them anymore. I honor the Universe and the divine in all of us, humans, but I don’t need to pay homage to any man. I love everyone and live my life.

Join me in a silent revolution. Smoothly, with care, no yelling, no vindication.  All of us, sisters, individually changing the energy of the world…

Start today and prove the celebration worth it. Some of us are on it already. Spread the word. Rise and shine!!

A %d blogueros les gusta esto: