Meenakshi. El Templo Indescriptible

Y otra vez las palabras se me van a quedar cortas. Hay lugares en que no hay foto, retrato o descripción que les haga justicia, tal es su belleza natural. Hay otros en que la impronta de la creación humana deja una huella sensible: A veces es majestad, otras las cicatrices de los avatares de su historia, otras las plegarias con que los fieles veneraron o aún veneran deidades y poderes espirituales. Meenakshi es, sin duda, uno de éstos.

Torre Oeste

Torre Oeste

La aproximación al templo es de entrada desconcertante. Las calles que lo bordean por sus cuatro costados son peatonales, e incluso las que llegan a ellas, al carecer de salida, no tienen un tráfico ruidoso y atroz como el resto de la ciudad, de modo que a medida que se acerca, una de sus cuatro torres crece con cada paso en tamaño y detalle ante tus cada vez más asombrados ojos.

Cada punto cardinal tiene su torre y bajo ella, su entrada y todas son diferentes. Inabarcables, más que barrocas, repletas de dioses y demonios, de ojos que te observan y brazos que se alargan hacia ti, de rosas, amarillos, verdes y rojos, las torres se yerguen con orgullo tocando el cielo, fundiendo azules.

Insólitos Detalles Repletos de Brazos

Insólitos Detalles Repletos de Brazos

No importa si entras directamente o si rodeas sus costados, ni siquiera si te invitan a subir a la terraza de alguna de las tiendas de artesanía circundantes (No hace falta comprar, sólo mirar, es gratis, es gratis. Y gratis es, pero son pesados) y vislumbras las dimensiones del complejo. Aún no has visto nada.

 Enfrente de su puerta Este te topas con lo que parece otro templo: El Pudhu Mandapam no es sino un mercado textil y de sastres rodeado de nuevo de columnas repletas de dioses y bellas estatuas, que por lo que he podido comprobar la mayoría de los turistas y las guías pasan por alto… una lástima… y que en su día tuvo otras funciones y categoría. Arte, historia y vida diaria se confunden en sus galerías. Por lo pronto recorrerlo es fantástico y una experiencia poco común

Parte del Interior del Pudu Mandapam

Parte del Interior del Pudu Mandapam

Si lo atraviesas y sigues andando, llegas en pocos metros a las calles comerciales donde puedes encontrar frutos secos, especias, esencias de olor, fuegos artificiales y un millón de cosas más y que bien merece un paseo en el que seguro encontrarás algún detalle nuevo y sorprendente.

Las puertas dan a un amplio corredor descubierto y un gran patio, profusamente adornado si se acerca alguna festividad. Tiendas con recuerdos, ofrendas, pintura, velas, quemadores, aceite, lámparas votivas, comida y dulces, así como la solidez y frialdad de las enormes losas de piedra, le dan un aspecto medieval, o incluso muy anterior…Y nuevas puertas encarando a las exteriores muestran los accesos al santuario.

Rodeando este pasillo exterior, y entre los olores a sándalo y flores, de pronto se alza uno inesperado, y allí están, claro… vacas, sagradas sí, y de cornamenta verde y roja. Las puedes alimentar comprando espinacas sagradas, lo que te proporcionará toda una lista de beneficios bien documentados como salud, larga vida y un buen matrimonio. El olor, claro, era sagrado excremento…

En teoría pagas por entrar… yo quise, pero me preguntaron si era india, y me pareció tan insólita la pregunta que respondí… ¿sí? Y pasé. Lo cierto es que no prestan mucha atención salvo en el Salón de las Mil Columnas y el Museo, son sólo 50 rupias y las estatuas son dignas de ver.

Torre

Torre

El tráfico humano es constante: Brahmines, fieles caminando en círculos recitando plegarias alrededor de las figuras de los nueve planetas o yaciendo boca abajo con los brazos en cruz frente a un santuario, aplicando cúrcuma a la cabeza de Hanuman o prendiendo la mecha de una lamparita de aceite. Grupos grandes y pequeños, familiares o no, con vestimenta tradicional o moderna pellizcándose las orejas frente a la gran estatua de Ganesha o sentados por el suelo junto al estanque de gradas rojiblancas contemplando las pinturas de los techos o las columnas labradas, un séquito nupcial con banda de música, otros músicos sentados ante Narayana tocando y cantando kirtans devocionales ante un micrófono sofocando con sus letanías los cantos en movimiento de otras pequeñas compañías.

Los techos son más altos en algunas zonas permitiendo a las palomas apoderarse de pasillos enteros. En los rincones más oscuros los sonidos cambian y rebotan los agudos chillidos de los murciélagos que sobrevuelan las cabezas de quienes oran o meditan sentados en postura de loto.

Detalle

Detalle

Altares en las paredes, las columnas, en medio de ellas, deidades pintadas, labradas, exentas, de bronce o piedra, de colores o lisas, grandes y pequeñas, fieras o amables, informes o de figura humana o animal, adornados con guirnaldas de flores, rodeados de frutas y billetes… hasta al ateo más recalcitrante le invade la sensación de que quizás no había buscado a dios en el sitio adecuado y puede que aquí lo encuentre. Y en cualquier caso no es sólo su apasionante exotismo lo que te embriaga, sino una espiritualidad tangible, fe incondicional depositada entre esas paredes por siglos que evoca algún otro templo de distintas confesiones.

Los visitantes miramos desconcertados en todas direcciones con tanto que ver, que oír, que oler y que tocar. El templo es misterioso y la algarabía no le resta ni un ápice a su particular ambiente y la mezcla de olores contribuye: Huele a jazmín y gardenia, a aceite y a sándalo a comida y a especias. La distribución es laberíntica y te desorienta haciéndote pasar varias veces por el mismo sitio, que cada vez parece distinto porque reparas en nuevos detalles. Quedan zonas sin explorar, claro, a las que solo están autorizados a entrar los hindúes, y ni una foto del interior. Está prohibido. Te registran antes de entrar y no puedes llevar ni el móvil, aunque los locales sí que lo llevan y disparan sin ton ni son…

Al Anochecer

Al Anochecer

Cuando crees que has superado el umbral de la estupefacción, ves pasar un elefante lujosamente ataviado delante de tus narices. Sí, dentro del templo.

Me resisto a salir y me prometo volver, y lo hago a la mañana siguiente para fijar en mi memoria todo lo que no podré conservar en la de mi cámara. Las torres esta vez se hacen pequeñas y su contenido borroso, me giro a cada poco, no quiero darle la espalda. Impresionada para siempre, no hay palabras suficientes para relatar las sensaciones que te traspasan al visitarlo… Venid y haced la prueba.

Unas cuantas fotos para tratar de mostrar el exterior de Meenakshi, aunque me temo que la cámara no hace justicia en esta ocasión a la realidad:

http://www.flickr.com/photos/afuerasyalrededores/sets/72157633509027744/

Y éste artículo para quien quiera saber algo más del origen e historia del Pudhu Mandapam, hoy mercado de sastres:

http://articles.timesofindia.indiatimes.com/2012-11-01/travel/33678163_1_shops-chithirai-maduraiites

Las fotos de este lugar sorprendente se encuentran entre las de las calles de Madurai en el siguiente enlace:

http://www.flickr.com/photos/afuerasyalrededores/sets/72157633492890965/

Anuncios

Festivales de Marzo

Caer en Kerala durante el mes de marzo (marzo-abril en realidad según su calendario) sin previo aviso es una vivencia desconcertante para el visitante occidental, como para mi lo fue aquí en Thiruvananthapuram. Si ya de diario nos resulta exótica la expresión de la religiosidad en la India, durante este mes, cada día puedes toparte con una estampa más sorprendente que la anterior.

Templo ataviado para el Aanayoottu

Templo ataviado para el Aanayoottu

Y como dan todo por supuesto, si preguntas lo que está pasando te dirán “festival, festival” y la primera vez, cuela, puede que incluso a la tercera… después te das cuenta de que es imposible que tengas tanta puntería de dar con todos los festivales, y sospechas que no trabajan porque están todo el día de juerga (y toda la noche) para finalmente descubrir que durante este mes hay toda una escalada de celebraciones religiosas por barrios, por templos, con procesiones, con bendiciones de puerta en puerta con elefantes, comida, flores pórticos hechos de troncos de banana con los racimos aún verdes que maduran día a día ante tus ojos, música, tambores, ornamentos, gente rezando, lámparas votivas, pujas, fuego sagrado, sándalo, jazmín, representaciones, procesiones, elefantes… y seguro que me estoy olvidando de cosas…

Y la progresión continúa para culminar en los días de luna llena.

Así, un día reparas en unos dibujos geométricos hechos con tiza en el suelo ante la entrada de cada casa. Por la noche, cuando buscas la tormenta, te das cuenta de que esta vez no son truenos y el cielo está estrellado, pero no libran los petardos y fuegos artificiales ni una sola noche, ciudad por ciudad, barrio por barrio, templo por templo.

Uno de los Pandavas ante Padmanabhawasmy

Uno de los Pandavas ante Padmanabhawasmy

Otro día, señores con lámparas de fuego tocando tambores raros siguen algo que parece un cisne de papel grande como una carroza.

Al siguiente, un templo está profusamente adornado y todo huele a flores por los pétalos que han arrojado hace sólo unos minutos.

Los elefantes circulan con relativa normalidad de camino a algún templo o ya ataviados, desfilando en procesión.

Cuando ya te han avisado de que dentro de un par de días es la luna llena y te puedes preparar porque ese festival es gordo, pasas por delante del Templo de Padmanabhaswamy y hay cuatro muñecos gigantescos con la mirada fija vestidos de rojo.

Preguntas. Responden: “Festival, festival”. Pero… ¿no era en un par de días?… “Otro, otro, mm, mm” y le dan a la cabeza con el consabido meneíto. Todo claro.

Aanayoottu

Aanayoottu

La víspera de la luna llena hay una calle cortada cerca del templo donde según me cuentan van a representar una escena de caza relacionada con alguna leyenda de la épica hindú. Debe ser digna de ver pero me pilla cansada para esperar y aún más para volver.

La progresión de celebraciones alcanza su cenit, llega la luna llena y cabalgatas y funciones se suceden en todas partes y a todas horas.

Llega el gran día y me van a llevar a la procesión que es por la tarde, pero casi a empujones me sacan de casa a eso de las once de la mañana:

“Elefantes, elefantes”… las trabajadoras de la clínica donde vivo estos días han descubierto que me gusta ver a los paquidermos y me llevan al Templo a ver cómo les dan de comer y los bendicen antes de que por la tarde salgan en procesión con el Rey de Kerala… pero todo esto lo descubro al llegar al Templo… yo solo las seguí.

Soldadesca Tradicional

Soldadesca Tradicional

Hay fotos, y muchas, del evento, el Aanayoottu, que es un lujo poder vivir a pesar del apelotonamiento. Absolútamente exótico e incomprensible a nuestros ojos, describirlo resulta más que difícil. Parece cualquier cosa menos espiritual, pero allí la gente reza mientras los elefantes comen.

Por la tarde, cerca del templo comienza la procesión con bandas de música soldados con lanzas, imágenes de dioses y los elefantes en sus mejores galas, y continuará durante unos cuantos kilómetros para rematar en una playa al norte.

Desafortunadamente, uno de los elefantes se enfadó por el camino y aplastó rickshaws y coches, y no me extraña, encadenados y con la gente achuchando todo el día… Tranquilos, yo me enteré por el periódico a la mañana siguiente.

Por la noche, convencida de que ya había asistido a la “Traca Final” de las fiestas, paso junto a las carrozas más divertidas que he visto en mi vida. Un señor gira sobre si mismo. No sé si se marea pero no se cae.

Cosa Brillante Propulsada por Señor Giratorio

Cosa Brillante Propulsada por Señor Giratorio

Sobre su cabeza, papeles plateados y de colores en una estructura ruedan con él y desprenden reflejos. Niños y jóvenes bailan alrededor. De una carroza sale un rugido… ¡No! Es una risa: “Mmmmuaaahahahaha” y un gigante alza los brazos  en el aire atrapando a los arqueros azules que le disparan.

Los ojos no me caben en la cara, la carroza es digna de un Parque de Atracciones en los años setenta y me oigo musitar encandilada… “Tenemos que llevar esta fiesta a España”

Los festivales de marzo, ahora sí,  se han acabado, y han superado todas mis expectativas. Sólo puedo recomendar a quien tenga oportunidad, que no se los pierda.

Mientras llega el año que viene, aquí teneis unas imágenes de los festivales de este año:

Pandavas: Painkuni Festival. Padmanabhaswamy Temple

Attuka Pongala: El día de las diosas

¿Cómo describir una celebración a la que ni siquiera las fotos hacen justicia? Las palabras se me van a quedar también pequeñas, me tendréis que perdonar. Sin embargo, haré lo posible por describir lo que vi, lo que entendí y lo que sentí como mejor sepa.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta es la fiesta de las mujeres. Dedicada a Devi, que representa lo femenino en la divinidad dentro del hinduismo. Para ponerlo en términos sencillos, cualquier diosa es Devi, pero al referirse a ella se recogen todos los aspectos femeninos en lo divino. Es un concepto similar al de la Virgen del cristianismo y cada una de sus versiones.

Esta fiesta, nace como casi todas de un mito: “Queriendo Devi darse un baño detrás del templo de Attuka, en las afueras de la ciudad, pidió a una mujer musulmana un poco de aceite aromático, aquella se disculpó alegando que no tenía, cuando en realidad poseía una refinería de aceite. Mejor hubiera hecho accediendo a la sencilla petición, ya que para su sorpresa, descubrió que en efecto todo el aceite que tenía había desaparecido”.

Desde entonces, mujeres de toda religión y condición ofrecen a la diosa una cocción de arroz con melaza y especias parecida al arroz con leche que hay que dejar subir y salirse de la misma en su ebullición. Este desbordamiento que simboliza la abundancia que se pretende es Pongala.

A punto de hervor y de que se produzca el Ponggala

A punto de hervor y de que se produzca el Pongala

Como si de una romería gallega se tratara, las mujeres piden el favor de la diosa, y si lo atiende, preparan un número de potes al año siguiente, y no cualquier cantidad, sino alguna que suponga un buen auspicio. Una señora que conozco preparó 108, y para ello como mucho pudo contar con la familia cercana.

Y como en los milagros de Amil, la cosa se va dejando sentir desde días antes. Primero, los cacharros de barro se amontonan por millares junto a los muros del East Fort, y es que de allí salen autobuses urbanos e interurbanos y es muy buen lugar para cruzarse con posibles compradoras.

Un par de días antes empiezan a montar altares y adornarlos por todas partes, y a colocar altavoces más grandes que los de la Panorama alrededor… no sabíamos bien la que se nos venía encima.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Altares y altavoces como estos cada treinta metros. Una locura.

El día anterior a las cinco de la mañana dieron el pistoletazo de salida. Aquí las romerías comienzan con la salida del sol, y son muy serios al respecto, así que encendieron la música por lo menos al 11… Creí que literalmente tenía que saltar por la ventana detrás de mi corazón. Para morirse los temazos y qué decir del volumen.

Día y medio ininterrumpido de canciones religiosas, de las de aquí, que si bien pueden ser a veces más alegres… ¡qué tonos de voz!

Si sales a la calle en la víspera, te das cuenta de que algo grande está pasando: hay mucha más gente de lo normal por la calle. Puestos callejeros y vendedores que aprovechan el aumento de público y el ambiente festivo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las mujeres toman las calles.
Vista de MG Road.

Comienzan a formarse hileras de mujeres, leña y potes pegados a cualquier muro, a cualquier edificio, tanto que se hace aún más difícil circular.

Las mujeres toman el mando por día y medio. La jerarquía hoy si acaso, la mantiene la edad, y las matriarcas que me ven con la cámara me preguntan o me explican (aunque yo no me entere) de que va la fiesta, exclusiva de Thiruvananthapuram, y que atrae incluso a expatriadas desde todos los rincones del mundo.

Los kirtan continúan desaforados repitiéndose hasta que me los aprendo, con extrañas alternancias como el Gangnam Style, que ya me lo sé. Los tapones no sirven. Sólo los cascos a un volumen mayor me permiten dormir algo para acudir mañana a la fiesta.

Una de las protagonistas.

Una de las protagonistas.

Abro la ventana de la ducha y en el descampado, donde normalmente no hay nada, una veintena de mujeres sentadas frente a sus ollas agita los brazos invitándome a acompañarlas. Saludo, pero además de no tener ni idea de por donde llegar, quiero acercarme de nuevo al East Fort y al templo.

Tan solo doblar la esquina del callejón y tienes que pasar de puntillas ante las ollitas ordenadamente dispuestas ante las puertas de las casas, pero dejando muy poco espacio. No es más que un anuncio, la punta del iceberg.

Llegando a MG Road bajamos por una calle secundaria y aún así empezamos a vislumbrar las dimensiones del asunto: Hoy la ciudad se paraliza, no hay espacio para coches, autobuses, motos o rickshaws, sólo vehículos oficiales o de emergencias pueden transitar las vías.

la foto

En plena acción

Una vez en la arteria principal, la impresión es sobrecogedora. Imposibles de contar, infinitas mujeres, pacíficamente sentadas frente a sus ollas, hojas de plátano, lamparitas de aceite, fruta.

Sinfonía de color entre comida, artilugios, ropa y las flores que adornan los cabellos. No hay edad ni religión, no hay clases sociales. Todas están en la calle codo con codo charlando y pidiendo ser fotografiadas mientras esperan.

Todo está listo. En los caminos adyacentes al templo, un camión reparte calderitos de agua anunciando que el momento se acerca, y en un afortunado encuentro cruzo la mirada de mi objetivo con la de Seema, fotógrafa local que lleva años documentando la fiesta: “Tápate bien la boca cuando empiece el humo, me advierte”.

Once y cuarto en punto

Once y cuarto en punto

Ascenso de vuelta por MG Road. El calor empieza a apretar, pero a ellas no les afecta, tan solo ultiman detalles: Adornos para la hoja de plátano, la leña bien dispuesta, la pulpa de otro coco lista para añadir a alguna mezcla. Muchas se han levantado ya.

Once y cuarto en punto. Las mujeres llevan en pie un par de minutos. Ya no hay música como antes, distinta cada diez minutos. Ahora es el silencio el que sobrecoge. Eso, y que ya no estás rodeada de infinitas mujeres sentadas, sino en pie, ¿cuándo ha pasado? ¿por qué no las hemos oído? Y sin embargo ahí están, erguidas y preparadas para inclinarse de nuevo, pero solo ante Ella. Asombrosamente a la vez prenden la leña. Incontables ollas de infinitas mujeres comienzan a calentarse sobre las llamas. Las mujeres remueven. El humo lo inunda todo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El humo que oculta el sol por unas horas.

Me lloran los ojos, no veré mucho más. Las mujeres han hecho que se oculte el sol cerca del mediodía como lo hacen cada año aquí en Trivandrum, porque ellas son la diosa y han tomado el control aunque apenas sea por poco más de un día. Tres horas después todo se acaba.

Disipada la nube ofrecen la comida y recogen los restos. Esa misma tarde nadie podrá recordar lo que ha ocurrido mirando las calles. No será tan fácil borrarlo de mi memoria…

Algunos se preguntan que ocurriría si las mujeres tomaran las calles. En Kerala lo hacen una vez al año, y lo hacen para rendir pleitesía al poder femenino de la nutrición, para pedir abundancia para todos, con música y risas, tranquilas y afables. Eso ocurre, que siguen cuidando y alimentando al mundo.

Yo las he visto alzarse en silencio, no las hagamos enfadar.

Os dejo  a continuación los enlaces a dos álbumes:

Attuka Pongala

Cocinando / Cooking

Mujeres del Attuka Pongala

Mujeres / Women

A %d blogueros les gusta esto: