Madurai. Motor Humano

No me quedé en la capital espiritual de Tamil Nadu lo suficiente como para poder dar más que unas cuantas pinceladas sobre sus opciones de transporte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAún así aquí aún funciona una que se nos hace especialmente extraña a los occidentales y genera un conflicto moral y social, de pensamientos y sentimientos contradictorios al que es un desafío hacer frente.

Para el visitante esporádico, lo más cómodo en Madurai es caminar. El centro tiene una dimensión que lo permite. Para hacer frente a distancias más largas, los autobuses funcionan al estilo de Kerala pero peor, y entenderse con la gente es más complicado, así que no son una opción tan viable y menos para un par de días.

Los taxis solo tienen sentido para más de dos pasajeros o abundante equipaje. Además gran parte del centro es incómoda para el tráfico de automóviles.

El tradicional rickshaw

El tradicional rickshaw

Quedan como alternativa los autorickshaw y los rickshaw, los primeros a motor de gasolina y los segundos a pedales: Sí, aquí como en otros lugares de India (no en Kerala) sigue existiendo el carrito traccionado por una bicicleta, impulsados sus pedales por los pies cansados de algunos miembros privilegiados dentro de las castas más bajas de la estratificada sociedad hindú. Privilegiados, sí, porque han conseguido acceder a un medio de ganarse la vida, y no debe ser fácil. De hecho, sorprende lo mayores que son o que parecen estos ciclotaxistas hasta que reparas en el hecho de que sólo pueden trabajar en labores mal remuneradas y peor consideradas que las otras castas rechazan. Ahorrar debe ser casi un sueño imposible.

Me abordaron en la calle un conductor de ciclotaxi y otro de rickshaw, ambos ofreciéndome sus vehículos. Todo en ellos habla de mundos diferentes, pero lo que más llama la atención es que el conductor motorizado se dirige al ciclista con enorme desprecio, gran violencia verbal y gestual y mientras, me lanza miradas entrecortadas como de disculpa dándome a entender que enseguida me lo quita de encima.

Me aparto… no quiero saber nada de ellos. Incómoda y disgustada me sorprendo conversando conmigo misma:

– Yo no quiero subir en la bicicarro de ese señor… es mayor… lo     deshumanizo si lo convierto en mi mula de carga.

– Pues no te subas, pero es la única forma de ganarse la vida que tiene.

– Pero no está bien.

– Claro que no, pero si no le permites trabajar, puede que no coma. Eso sí, tu puedes quedarte a gusto porque no lo habrás desprovisto de su humanidad. La situación no va a cambiar… si quieres contribuír, hazlo donde puedes… ahora.

Admitido mi egoísmo disfrazado de compasión, le llamé con un gesto y negocié un precio que me pareció justo (como con cualquier otra persona quise pagarle por su trabajo, no regalarle el dinero) Aún no muy convencida a pesar de su cara de satisfacción, me instalé en la carrocita.

A pedales

A pedales

Mi conclusión lógica de estar haciendo lo correcto no me liberó en absoluto del sentimiento de culpa, de la sensación de ser una desalmada por permitir que el pobre taxista cargara conmigo, y cada pedalada se hacía más y más pesada en mi pecho. En mitad de una cuesta en que su esfuerzo físico me estaba impidiendo respirar le pedí que se detuviera para hacer un par de fotos. Él recobró el aliento y yo me recompuse prometiéndome tratar de enfocar el paseo desde alguna perspectiva más positiva.

Con el calor aumentando y el sol bien alto sobre su cabeza, que yo tenía bien a la sombra, la decisión de no torturarme por mi decisión estaba resultando difícil de mantener cuando encontré una solución de compromiso. Le ordené detenerse de nuevo, esta vez junto a un puesto de zumo de caña, que abundan en Madurai. Me pedí uno y le pregunté si él también quería. Aún sorprendido se apresuró a asentir, así que fueron dos.

Camino del mercado

Camino del mercado

El chaval del puesto y sus amigotes me miraban divertidos y nos preguntaban cosas que él contestaba tímidamente, y yo no, porque no entendía nada. Así tras acabar mi zumo mirando al infinito retomamos la marcha.

Otra vez le pedí que parara en el mercado para comprar algo de fruta y aproveché para preguntarle si él quería algo. Murmuró: ¿Te? Así que fuimos a un chiringo de té. Yo pedí, ya que pagaba, y él cogió su vasito y se lo tomó a tres pasos de distancia aceptando discretamente la invitación pero sin mezclarse.

Sin embargo antes de despedirse sí que habló conmigo y me recomendó que regresara a Madurai a tiempo para asistir a un festival para el que ya se estaban preparando y me preguntó de donde era.

Nuestras sociedades parten de valores tan diferentes que nuestra concepción de la realidad no es la misma, y en ocasiones como ésta se hace tan patente que duele.

Así que en resumidas cuentas sólo pude comprobar que aún decidiendo libremente y con la mejor intención no encontré una respuesta que apaciguara a mi corazón ni a mi cabeza completamente,

A él se le veía satisfecho con dinero en el bolsillo para un par de días ganados muy dignamente, y nunca mejor dicho, con el sudor de su frente. Supongo que eso también cuenta.

 Otros datos prácticos:

Un taxi desde el aeropuerto al centro anda alrededor de las 400 rupias. Un poco menos sin el A/C, pero no paguéis hasta llegar o corréis el riesgo de que no lo enciendan. Por un autorickshaw no se debe pagar más de 200 y seguramente se puede conseguir por algo menos.

Anuncios

La India en Tren

El sistema de transporte por antonomasia de la India. Imprescindible por útil y barato, y recomendable como experiencia, es sin duda el tren.

He aquí algunos enlaces, comentarios y consejos que os pueden ser de utilidad:

Lo primero, cuando no tienes experiencia y necesitas más información es consultar ésta página:

http://www.seat61.com/India.htm

Adjunto el enlace de India, pero tiene toda la información relevante y actualizada de los ferrocarriles de todo el mundo. Un lujo.

Oficina de Reservas en la Estación de Trivandrum

Oficina de Reservas en la Estación de Trivandrum

Para largas y a veces no tan largas distancias, es recomendable reservar con antelación, en determinadas fechas y líneas, bastante antelación, para lo que se puede acudir a la Oficina de Reservas de la Estación Central más cercana y rellenar un formulario a entregar en la ventanilla y pagar.

Existe la opción de reservar por Internet, al parecer no es complicado, pero para compensar, darse de alta en el sistema, paso previo imprescindible, es un calvario indesentrañable que además funciona mal en muchas ocasiones (o yo he tenido mala suerte, que puede ser). Además, exige tener activo un número de teléfono local.

Como al fin y al cabo es la página oficial, aquí os la dejo:

Vías del Tren

Vías del Tren

http://www.indianrail.gov.in/

Otra opción, en mi opinión más sencilla, es consultar ésta página:

http://www.cleartrip.com/trains

Clarísima y fiable, puedes comprar directamente o anotar la información y dirigirte a la Oficina de Reservas sabiendo exactamente lo que quieres. Te informa de si hay plazas disponibles para el tren, fecha y clase que buscas y te informa del precio del billete y horarios, con lo que ya no tienes que preguntarle a nadie.

Otra cosas, ante la duda, en India, siempre es mejor comprar el billete, ya que además de ser muy baratos, se puede cancelar y recuperar si no todo gran parte del importe incluso después de la salida del tren.

 Un par de consejos más basados en mi experiencia personal, así que seguramente discutibles pero que espero que os sirvan:

  • Para trayectos de más de cinco horas, es mejor viajar de noche y tratar de dormir, elijas la clase que elijas.
  • Las clases superiores cuentan con baño al estilo occidental, y es una de las cosas que nos suelen atraen a los viajeros occidentales, sin embargo no es buena idea. Los indios no lo saben usar y siempre está mucho más sucio que los de estilo indio.
  • Literas Laterales en un Vagón Sleeper

    Literas Laterales en un Vagón Sleeper

    Las mujeres que viajan solas, van más seguras en el clásico vagón de sleeper que en algunos de primera, y es que son compartimentos que se pueden cerrar desde dentro de 2, 4 o 6 literas. La privacidad, que es una ventaja viajando en compañía, pude ser un problema cuando compartes con desconocidos.

  • Pregunta antes de la hora de llegada cuanto queda para tu parada… estos trenes llegan muchas veces con adelanto de hasta 15 o 20 minutos a las paradas principales.
  • Lleva algo para cubrirte y para taparte el cuello y la cabeza especialmente si duermes en la litera superior. Los ventiladores están muy cerca, y se nota.
  • Para gustos las mejores y peores literas, pero la del medio es sin duda la peor. Las preferidas de algunos son las de pasillo, pero no creo que sean las ideales para los extranjeros… sólo te hace quedar más expuesto a las curiosas miradas del resto del pasaje.

 Por supuesto se podría entrar en muchísimo más detalle, pero con esto hay más que suficiente para tomar una primera decisión informada. Luego se trata de disfrutar la experiencia de pasar veinte horas en un tren y descubrir que no era para tanto…

Transporte público por tierra y mar, barato y eficaz

WP_000007

El tranvía a su paso por Sultanahmet

El transporte público hace palidecer a la cosmopolita Nueva York, y es que bajas del tranvía para subir al ferry, y al desembarcar al autobús, y al funicular o al metro, todos vinculados para recorrer distancias enormes en tiempo razonable, por un pequeño importe y con una comodidad notable.

Si bien es cierto que ayuda tener una idea previa, no es menos cierto que hoy en día no hay nada más fácil. Un par de visitas a Internet y como poco, sabrás qué preguntar para llegar al centro del modo más eficaz por lo rápido, cómodo y barato, ya que al parecer, los atascos de tráfico rodado en Constantinopla son notables en las horas punta.

Aquí os dejo algunos trayectos prácticos y links para que la información esté actualizada:

Aeropuerto Internacional de Attaturk al centro de Estambul:

Así de genérico, porque tanto si te diriges al área de Taskim como a Sultanahmet o a Begloyu, parte del camino es la misma.

¿Lo más difícil? Encontrar la boca del metro, y eso en un aeropuerto, o havalimani (me encanta la sonoridad de esta palabra…) es sólo cuestión de preguntar y evitar que te metan en un shuttle o en un taxi, previo pago, claro está.

El metro de la línea roja, M1 (1 token: 3 liras por ahora) te conduce hasta Zeytinburnu desde donde dependiendo del destino final habrás de pagar otro token y:

  • Para Sultanahmet: tomar la línea T1 del tranvía (azul) con parada directa allí
  • Para Taskim: la misma T1 hasta la última parada: Kabatas, con cambio directo al funicular F1 (amarilla) que por otro token y en sólo una parada te deja en el centro de la plaza.
  • Para Begloyu: la T1 hasta Karaköy, donde cambias (nuevo token) al funicular F2, que te lleva hasta allí.

Y, claro, a la inversa si de lo que se trata es de coger un vuelo en Attaturk.

En el plano se ve muy clarito:

http://www.urbanrail.net/as/tr/istanbul/istanbul-map.htm

Existe también la posibilidad de ir en los autobuses Havatas, tanto para este trayecto como para el de Sabina Gokcen, que con parada en Taskim, son un medio directo, fiable y nada caro, aunque más a expensas de la fluidez del tráfico.

Os adjunto el link de la página para que la información esté actualizada, y la del aeropuerto donde da todas las opciones:

http://www.havatas.com/en/coach.aspx?i=3

http://www.ataturkairport.com/en-EN/Transportation/Pages/AirportTrasnportation.aspx

Centro de Estambul al aeropuerto Internacional Sabina Gokcen:

Asumiendo que nos encontramos en la parte europea de la ciudad, sea Taksim, Begloyu o Sultanahmet, lo primero que hemos de hacer es pasar a Asia, de nuevo existe la posibilidad de usar los Havatas desde Taskim (a donde se llega en tranvía si no estás por allí) y usar los puentes, pero es más barato y una experiencia muy recomendable, cruzar en ferry desde Eminönü a Kadikoy (20 minutos de travesía). Aquí tenéis el link.

http://www.ido.com.tr/en

Desde aquí también se puede también usar el Havatas, que va directo al aeropuerto o el autobús urbano E10 (E11 para el trayecto opuesto), que hace algunas paradas por el camino y tarda entre media hora y 45 minutos.

Por si queda alguna duda, la página del aeropuerto informa de todo

http://www.sgairport.com/havaalani/eng/ulasim/ulasimrehber.asp

Otras rutas:

Por los barrios de Estambul es fácil moverse andando y en tranvía, y aunque no es caro adquirir cada billete individual, existe la posibilidad de adquirir un pase que sale rentable en tan sólo unos días ya que las notables distancias aconsejan de vez en cuando dar un descanso a los pies.

Como por ahora tampoco me he movido tanto, no tengo más experiencia, pero he encontrado alguna página muy completa, como la que sigue, además de las oficiales.

http://www.turkeytravelplanner.com/index.html

A %d blogueros les gusta esto: